8 ORÍGENES DE CÓCTELES QUE DEBERÍAS SABER

Como ya sabes, desde Barman Academy nos encanta conocer cada día algo nuevo, y compartirlo contigo, para ser un poco más sabios cada día. En esta ocasión conocemos el origen de 8 de los cócteles más populares del mundo.

Y es que para cualquier amante de la coctelería o incluso para los más nuevos en el sector, hay algunos orígenes deben ser conocidos, como un nivel de conocimiento básico para poder mantener small talks y charlas en cualquier coctelería del planeta.

Pero en primer lugar, antes de hablar del origen de algunos grandes cócteles, es imprescindible saber cual es el origen de la coctelería y de los cocktails de una manera genérica. Son varias las teorías y lugares que se intentan adjudicar este descubrimiento. Sin embargo, la teoría más fiable y contrastada resulta ser aquella que coloca el orígenes de los cocktails en San Francisco.

Corría el siglo XIX, cuando los comerciantes ingleses provenientes de México, llegaban al puerto de San Francisco. En las tabernas del puerto se bebían muchos licores, que cuando se mezclaban con una cuchara de metal, tomaban un sabor raro, incluso desagradable.

Debido a esto, un buen día, a un inspirados barman se le ocurrió emplear unas raíces delgadas, finas, lisas, de una planta que ahí llamaban por su forma, «cola de gallo» ( cock’s tail), para evitar el mal sabor.

A partir de ahí, se empezaron a probar distintas especias y combinaciones, cada día con más acierto, para crear los mejores sabores. A estas mezclas se les empezó a llamar cocktails por la especia pionera. Desde entonces hasta hoy, y gracias a muchos sesos devanados y muchas horas de trabajo, la coctelería ha ido evolucionando, modernizándose y recreándose. Gracias a todos.

Vayamos ahora con los orígenes de esos clásicos que debes conocer.

DAIQUIRI

En el año 1896, en las minas de Daiquiri, Cuba, un joven ingeniero americano llamado Jennings Cox mezcló y mezcló muchos ingredientes con el ron, buscando una bebida alquímica, deliciosa y refrescante.

Finalmente, tras mucho ensayo y error, dio en el clavo: jugo de limón, azúcar, y bastante ron, en un principio con hielo triturado.

Apenas tardó en llegar a una de las mecas de la coctelería, el Bar Floridita, en La Habana , donde el premio Nobel Ernest Hemingway terminó de popularizarlo internacionalmente.

MARTINI

Jerry Thomas, para muchos el padre de la coctelería, y autor del libro How to Mix Drinks, ya incluía esta receta en su edición de 1887, con vermut, Old Tom Gin, algunas gotas de bitter y maraschino.

Sin embargo, su creación tuvo lugar en un bar de la ciudad de Martínez, California, en 1850, cuando un turista sediento del algo bueno se que se dirigió al barman con el clásico «sorpréndeme«. Este le preparó una mezcla de ginebra, vermut, bitter y un licor de cerezas.

Muchos sostienen que esta fue la primera versión de un Martini, mejor dicho de su antecesor, el Martínez, bautizado en honor a la ciudad de origen. Después se ha ido modernizando hasta llegar al Martini de hoy.

OLD FASHIONED

Los historiadores nos aseguran que fue en 1895 cuando el Old Fashioned fue creado en el Pendennis Club, de Louisville, Kentucky. Fue allí, donde uno de sus miembros, James E. Pepper, quedó prendado de la mezcla.

Pepper hizo llegar esta receta hasta la barra de uno de los bares de la época: el Wladorf-Astoria, de Nueva York. Desde estas barras, el Old Fashioned, esa mezcla perfecta de whiskey, angostura, jugo de limón y hielo, se convirtió en uno de los cócteles más consumido de la historia.

MARGARITA

Este trago también está envuelto en polémica sobre quién fue su inventor, debido a que hay muchas teorías.

La versión más popular y fiable dice que fue creado en 1938, cuando Carlos “Danny” Herrera, un reputado barman de Tijuana, México, ideó un trago para una cliente muy especial, la bailarina Ziegfeld Marjorie King. Esta bella y famosa muchacha era alérgica a muchos licores, pero no al tequila. Fue así como en honor a su nombre, se creó este clásico.

MOJITO

El antecedente genético del Mojito es una mezcla conocida como Draque, o Drake, que consiste en combinar aguardiente de caña, azúcar, limón y hierbabuena. Esta combinación fue creada por un corsario inglés, Francis Draque.

Dicha mezcla se crea en alta mar y era usada en los tiempos de la piratería para combatir males estomacales, prevenir el cólera y para aliviar en algo el intenso calor de las Antillas.

Sin embargo, el Mojito llega por primera vez a las barras en 1910, en La Habana. Su nombre proviene de la españolización de la palabra mojo, un término inglés que significa mezcla. El Mojito más famoso sin dudas es el de La Bodeguita del Medio, en parte gracias a la publicidad desinteresada que hizo el gran Hemingway: «Mi Daiquiri en El Floridita y mi Mojito en La Bodeguita«.

BLOODY MARY

Todo apunta al barman Fernand Petiot, quien en 1920 en el Harry’s New York Bar, de París, inventó el trago, mezclando a partes iguales vodka y jugo de tomate. Más tarde se fue perfeccionado en el King Cole Bar, de Nueva York, añadiéndole  sal, limón, salsa Perrins y tabasco, y nombrándolo «Red Snapper«, nombre que nadie recuerda.

Antes de tener un nombre relevante, dos clientes de Chicago se encontraban tomando uno por barba en el Harry’s New York Bar. Dijeron que su sabor les recordaba a un trago que les preparaba una camarera de su ciudad, a la que apodaban Bloody Mary, en referencia a la reina Maria I. Fernand Petiot, le pareció un nombre llamativo para su trago, y así fue como quedó bautizado para siempre.

MINT JULEP

Volvemos al libro de Jerry Thomas para descubrir el origen del (suena horrible en español) «julepe de menta«. Dejémoslo en Mint Julep.

Se asegura que el Mint Julep procede de Oriente Medio. Hace siglos, hubo una bebida árabe hecha con agua y pétalos de rosa, denominada Gulab. La bebida tenía un aroma delicado y refrescante, y como el agua no era de muy buena calidad por entonces, se fueron derivando Gulabs con todo tipo de bebidas alcohólicas. Cuando  fue introducido a los países europeos por el Mediterráneo, la población nativa sustituyó los pétalos de rosa por hojas de menta, una planta muy mediterránea y muy usada en estas zonas.

En 1862 Thomas ya lo preparaba, aunque la mezcla de menta, bourbon, azúcar y agua se recetaba ya en 1784, en libros de medicina, recomendado para aliviar algunos malestares estomacales y dificultades para tragar.

Sin embargo, El Profesor le dio su toque y fue quien llevó a las barras este refrescante clásico de la coctelería.

CARAJILLO

Su origen se discute, unos dicen que se inventó en la guerra de Cuba, cuando los soldados españoles mezclaban brandy con café para darse valentía y entrar en combate con el empuje de la cafeína.

Sin embargo, otros aseguran que el trago nació en Cataluña, como el escritor Josep Pla, quien afirmaba que a los transportistas del siglo XIX les faltaba tiempo para consumir el café y alcohol por separado, así que los bebían juntos. El nombre vendría de la expresión en catalán «que ara guillo» («que me largo«).

Aunque siempre existen teorías dispares, sobre todo en estos grandes clásicos, estas son las más historias más contrastadas y fiables de cada uno de ellos.

Esperemos que te haya gustado.

Hasta la próxima!

Fuente: www.infobae.com

No Comments

Post A Comment