9 CURIOSIDADES SOBRE EL PROSECCO

Hoy, en Barman Academy, hablamos sobre una de las bebidas alcohólicas más de moda en la actualidad, gracias a su versatilidad, su apariencia y su cuerpo burbujeante: el Prosecco.

Es necesario aclarar que, pese sus parecidos con el Champagne, ya que es un vino espumoso o que lo ideal es servirse frío, ambas bebidas son bastante diferentes. Podríamos resumir al Prosecco como un vino espumoso muy bueno, muy de moda y con precios asequibles, mientras que el Champagne es mucho más elitista, en cuanto a calidad y a precio, y con unos matices y una sutileza lejos del alcance de los anteriores.

El Prosecco, de origen italiano y que puede ser de tres estilos según su nivel de azúcar residual, Brut, Seco y ExtraSeco, es un ingrediente fantásticos para elaborar cócteles. Quizás los dos tragos con Prosecco más reconocidos a nivel mundial son el Bellini y el Aperol Spritz. Puedes pinchar en los nombres y sabrás más acerca de la historia y la elaboración de ambos cócteles.

Ahora, vamos a ver algunas curiosidades bastante importantes sobre este vino espumoso italiano.

PROSECCO, EL PUEBLO

Esta deliciosa bebida espumosa debe su nombre a la aldea de Prosecco, un suburbio de Trieste, lugar del nacimiento del producto. Este nombre es en realidad de la palabra eslovena “prozek”, que significa “camino por el bosque”, un nombre escogido por las características del pueblo, que anteriormente se llamaba Puccino.

LA HISTORIA

El Prosecco, anteriormente se conocía como vino Puccino (o pizzino), debido al nombre de la aldea por aquel entonces, y donde se hizo popular hace muchos años. De hecho, se asegura que en siglo I, ya se cultivaba y producía dicho vino en la Antigua Roma, cuando Plinio el Viejo atribuía la belleza inmaculada de Julia Augusta incluso en su vejez al vino de Pizzino.

LA UVA GLERA

La uva Glera, proveniente de las regiones de Véneto y Friuli-Venecia Julia (noroeste de Italia), es la variedad escogida para la elaboración del Prosecco. Una uva cuya vendimia y producción se remonta, como acabamos de ver, a la época romana.

Desde el año 2000, las uvas prosecco también se cultivan en otros países, como Brasil, Rumanía, Argentina y Australia, aunque debido a la Denominación de Origen, los vinos espumosos obtenidos no pueden ser llamados Prosecco.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

El Prosecco está protegido bajo la etiqueta de DOC (Denominación de Origen Controlado), debiendo elaborarse en Véneto y Friuli-Venecia Julia, al noroeste de Italia.

Además, desde 2009, se ha creado una nueva etiqueta superior, que es la DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada) en la que han acotado aún más la zona, y está compuesto por 15 comunas de viñedos en Conegliano y Valdobbiadene, que crecen en laderas ricas en piedra caliza donde se trata la uva y su cultivo todo a mano.

EL MÉTODO

A diferencia del Champagne, que se elabora por el método Champenoise, el Prosecco se produce mediante el método Charmat, también conocido como el método italiano o del tanque.

En este proceso, el vino fermentado pasa por fermentación secundaria, donde se libera dióxido de carbono para formar las burbujas naturales, y lo hace en grandes tanques de acero sellados y presurizados, en lugar de en botellas (método Champenoise) lo que significa menos contacto con los posos o sedimentos. Es cierto que en ocasiones, un enólogo puede introducir contacto de manera intencionada para crear un determinado perfil de sabor.

BENEFICIOS DEL MÉTODO CHARMAT

Debido a la gran eficiencia del método del tanque, la elaboración del Prosecco es mucho menos costosa, lo que abarata y hace más asequible a los bolsillos el producto.

Además, al estar hecho con uvas altamente aromáticas, un método tan limpio como este permite que esos aromas brillen mucho más y nuestro paladar lo agradezca.

LA LLEGADA DE LAS BURBUJAS

Pese a que para nuestra generación el Prosecco es claramente un vino espumoso, cabe destacar que esto no era así hasta el siglo XIX.

Pese a que seguramente a los romanos y a los italianos venideros les podría haber encantado esta versión, no fue hasta el siglo XIX cuando el Prosecco adquirió su carácter burbujeante. Fue Antonio Carpenè quien sometió por primera vez a el vino blanco a una segunda fermentación, dando como resultado el actual y convirtiendo a su bodega, la Carpenè Malvolti, en la primera en producir el Prosecco tal como lo conocemos a día de hoy.

El Prosecco se ha convertido en el líder de ventas de los espumosos, superando tanto al Champagne como al Cava.

– BA

¿PROSECCO = BURBUJAS?

Es necesario saber que el Prosecco no es siempre burbujeante. De hecho, existen tres niveles en cuanto a su “perlage”, nombre que se da a las burbujas de gas carbónico que se forman al servir los espumantes. El más burbujeante de todos es el Spumante, después está el Frizzante, y por último uno completamente inmóvil, el Tranquillo.

PROSECCO VS CHAMPAGNE

Tras un largo reinado del Champagne en el mercado de los espumosos, a día de hoy, y tras un gran crecimiento de su demanda, el Prosecco se ha convertido en el líder de ventas, superando tanto al Champagne como al Cava.

La mejora del sector de esta bebida, sus precios más asequibles en estos años de crisis, y una ligera inclinación de las nuevas generaciones por las bebidas más suaves, han favorecido esta tendencia que ya podemos afirmar que se ha consolidado.

También hay que aclarar que en cuanto al dinero generado, el Champagne sigue siendo el más destacado, debido a su mayor precio por litro, con un precio medio por encima de los 25 euros por litro.

Hasta aquí el Prosecco, una tendencia consolidada, un magnífico ingrediente para grandes cócteles, y una fantástica manera de invitar a la mayoría de la gente a descubrir y disfrutar del mundo de los espumosos.

Hasta la próxima!

Fuente: vinepair.com

No Comments

Post A Comment