ALCOHOL PARA VIVIR MÁS AÑOS

Hoy en Barman Academy, os damos otra razón más para «salir a tomar algo». Además, os garantizamos que es una razón de mucho peso.

Charles Holahan, psicólogo de la Universidad de Texas, ha dirigido un interesante estudio para investigar cómo influye el consumo de alcohol en la tasa de mortalidad.

Para ello, tomaron a personas de entre 55 y 65 años, y les hicieron un seguimiento durante un período de 20 años. Tomaron en cuenta también factores externos como la situación socioeconómica, la actividad física o las relaciones sociales.

El estudio dividía a los sujetos en 3 tipos de conducta con respecto al consumo de alcohol: personas que no bebían ni una gota de alcohol, personas con un consumo moderado y responsable, y personas que bebían alcohol en exceso.

Una vez concluidos los 20 años de seguimiento, los resultados han sido, cuanto menos, sorprendentes.

De los 1824 participantes en el estudio, sólo el 41% de los bebedores moderados murió prematuramente, en comparación con el altísimo 69% de los no bebedores. Mientras tanto, y para sorpresa de muchos, los grandes bebedores tuvieron mejores resultados que los que se abstuvieron, con una tasa de mortalidad del 60%.

A pesar de los mayores riesgos de cirrosis y varios tipos de cáncer, por no hablar de dependencia, accidentes y falta de criterio asociado al consumo excesivo de alcohol, aquellos que beben, aún en exceso, tienen menores probabilidades de morir que las personas abstemias.

El alcohol de por sí no es malo, lo peligroso es un abuso un mal uso de éste. Un consumo moderado, y sus repercusiones sociales y nutricionales, es incluso, beneficioso.

– BA

¿Cómo es posible que los bebedores de alcohol tengan menos probabilidades de morir prematuramente que los no bebedores? Los investigadores han concluido que esto se debe principalmente a 2 beneficios que nos aporta el consumo, moderado, de alcohol.

El primer beneficio, es un beneficio social. Los bebedores, por lo general, tienen una mejor vida social, con relaciones sociales más estables, lo cual es esencial para una buena salud social, mental y emocional. Mientras tanto, los no bebedores son más propensos a mostrar signos de depresión y menos sociabilidad.

El segundo beneficio radica en que algunos alcoholes, como la cerveza o el vino, contienen varias vitaminas y nutrientes que son buenos para el cuerpo, como el potasio, calcio, fibra y antioxidantes. Estas vitaminas y nutrientes hacen a los bebedores tener un menor riesgo de enfermedades del corazón, cálculos renales, artritis reumatoide e incluso cáncer.

En definitiva, tomaros algo no solo aumenta la calidad te vuestros años, cosa que ya sabíamos, si no que además aumenta la cantidad.

Si sois uno de los nuestros y os gusta, de vez en cuando, tomaros algo con los vuestros, adelante, esta noticia hará que te los tragos os sepan, incluso, un poco mejor. ¡Un brindis para todos!

Esperamos que os haya gustado.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment