AMERICANO: UN CÓCTEL DE PUREZA ITALIANA

Hoy hablamos de un aperitivo inolvidable, tan sencillo en su elaboración como fascinante en su sabor. Uno de esos tragos que han marcado un antes y un después en nuestro mundo coctelero: el Americano.

Paradójicamente, este cóctel no tiene su origen en los Estados Unidos, ni en ningún otro lugar del continente americano. Su origen es italiano, pero antes de contestar al por qué de su nombre, retrocedamos en el tiempo para conocer más sobre sus orígenes.

Un reciente estudio paleogenético ha concluido que hace aproximadamente 10 millones de años, el ancestro común a los humanos, chimpancés y gorilas ya consumía alcohol. Es decir, el consumo de alcohol habría empezado cuando la humanidad no existía aún. Sí, tal vez nos hayamos retrocedido demasiado…

Fue mucho después, (y hace cientos de años a su vez), cuando el ser humano descubrió las propiedades medicinales del alcohol y empezó a dominar su manipulación, empleando aromáticos como hierbas o especias para tapar los malos sabores de algunos de estos destilados.

En esta linea, Italia trabajó muy bien cada detalle para traer al mundo algunos de los productos más simbólicos de sus tierras. Así nació el Vermut de Torino (Turín), aperitivo que comenzó a hacerse cada día más popular hasta continuar siendo tendencia a día de hoy, y el bitter de Milán, licor amargo que ha perdurado con los años y conocidos por todos como Campari.

Ambas bebidas, han sido, señas de identidad de sus respectivas ciudades desde su creación. Se cree que un intento de hermanamiento italiano, y  coincidiendo con la inauguración de la Autostrada A4, carretera que uniría Turín y Milán, se les ocurrió unir ambos productos nacionales.

Fue Gaspare Campari, quien creó este cóctel por primera vez. Lo hizo en su propio bar de Milán, el Caffè Campari, durante la década de 1860, mezclando ambas bebidas con un poco de soda. El trago fue denominado por su creador como Milano-Torino, comúnmente abreviado como MiTo, pero al tiempo se rebautizaría, como ya habíamos adelantado, como el Americano.

Esto se debe a una relación con América (concretamente con Estados Unidos) que varía en función de la teoría, que como suele ocurrir, son dispares. La menos probable cuenta que está inspirado en el boxeador italiano Primo Carnera, un gigante de 2,05 metros que se proclamó Campeón del Mundo en Nueva York en los años 30, y se le empezó a conocer desde entonces con tal apodo, siendo un modelo a seguir en aquella sociedad nacionalista.

La teoría más fiable afirma que, en la Italia de la época, eran muchos los turistas estadounidenses que visitaban estas tierras durante sus vacaciones, huyendo de la monotonía americana y de la Ley Seca de su país. Rápidamente el Milano-Torino, con su frescura y sabor, se convirtió en una de las bebidas predilectas de los turistas, tanto que se decidió cambiar inspirándose en este cliente tipo: el Americano.

Desde entonces, este refrescante cóctel a base de ingredientes típicos italianos, se ha convertido en un clásico de las barras, y en uno de los aperitivos por excelencia. No podemos olvidar que el Americano es el padre de otro de los grandes clásicos, el Negroni. Este trago fue inventado por el conde Camilo Negroni, quien ordenó “un Americano con ginebra” en una cafetería de Florencia.

Cabe destacar también la aparente fascinación de Ian Fleming por el Americano. Este es el primer cóctel ordenado por James Bond en Casino Royale, la primera novela de la famosa saga 007. Sin embargo, el Vesper Martini (o la manera en que se ordenó) eclipsó al Americano en los libros y películas.

En definitiva, nos encontramos ante un combinado perfecto para cualquier hora del día, más si cabe para antes de cualquier comida o cena. Su sabor dulce con toques amargos y sus aroma naturales harán las delicias de cualquier consumidor.

Veamos la receta completa.

En condiciones normales, el Americano debería ser ligeramente más oscuro en vista que el Negroni, que tiene la misma receta pero añadiendo ginebra.

– BA

Ingredientes

3 cl. de Campari
3 cl. de Vermut Dulce/Rojo
Soda
1 Rodaja de Naranja/ Piel de Limón
Hielo

Equipamiento

1x Vaso Old Fashioned/ On the Rocks
1x Cuchara Imperial

Cómo hacer

– Aunque se puede preparar en vaso mezclador, resulta más rápido e igual de eficaz realizar la mezcla directamente sobre vaso Old Fashioned u On the Rocks, previamente enfriado.
– Añadir a partes iguales el Vermut y el Campari sobre los hielos y remover con cuchara imperial.
– Rellenamos el resto del vaso con soda, y volvemos a remover ligeramente para que se combinen los ingredientes.
– Para terminar, decorar al gusto con una rodaja de naranja, o una piel de limón. También se puede realizar un twist del cítrico elegido.

No esperes más y disfruta de este sencillo pero increíble cóctel.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment