CONSEJOS PARA FOTOGRAFIAR CÓCTELES

En una era tan visual como la nuestra, la imagen que proyecte cualquier producto es clave para su éxito. Hoy en Barman Academy, os damos algunos consejos para fotografiar nuestros cócteles.

A pesar de las útiles opciones de filtrado y edición que nos ofrecen hoy en día los teléfonos e Instagram, muchas de las fotos tomadas y presentadas para promocionar los cócteles, no son las más adecuadas. Entre la tenue iluminación, los ángulos torpes y el pobre acompañamiento del cóctel, puede ser difícil conseguir disparos de calidad.

La fotógrafa Liz Barclay, cuyas fotografías de comida y bebida han aparecido en el New York Times, Lucky Peach y The Wall Street Journal, entre otros, nos ayudará con sus consejos.

LA LUZ

La luz es clave. Si conseguimos una buena luz natural, nuestro cóctel lucirá magnífico. La luz natural de la tarde es la ideal, pues pierde un poco de fuerza pero ilumina lo suficiente.

Es importante que los rayos de sol no bañen directamente nuestro objetivo, pues puede hacer que distintos tonos de color desaparezcan por completo. Por lo tanto, la mejor opción es estar cerca de una ventana, recibiendo luz natural pero sin la interacción directa de los rayos de sol.

Si, por lo que sea, no es posible tener luz natural, buscaremos alternativas artificiales. Velas, focos, lámparas o incluso el flash de un teléfono móvil adicional. En algunas ocasiones, cómo en el caso del teléfono móvil, necesitaremos de un ayudante.

En cualquier caso, si aprendemos a utilizar correctamente la luz, ya sea natural o en su defecto artificial, tendremos mucho ganado.

LA COLOCACIÓN

Uno de los fallos más habituales es hacer siempre la fotografía desde el lugar de trabajo donde hemos hecho el cóctel, es decir, desde la barra. Error. Aunque en ocasiones pueda ser la mejor opción, debemos hacer obligatoriamente varias fotos desde distintas posiciones y en distintos lugares.

Hay que jugar con el ambiente, con las superficies y con la luz. Repetir todas las veces que hagan falta y luego comparar para elegir la mejor.

El fotógrafo no puede ser un espectador pasivo, no puede ser realmente lúcido si no está implicado en el acontecimiento.

– BA

LA DISTANCIA

Un error muy repetido es querer llenar todo el cuadro con el cóctel. Hay gente que en su afán de buscar el completo protagonismo del cóctel intenta estar lo más cerca posible de éste y eliminar cualquier elemento de distracción. Esto es un error, pues la sensación de vulgaridad que da una fotografía de un cóctel donde sólo hay espacio para éste es muy grande.

Por lo tanto, no tengáis miedo de tomar la fotografía desde un poco más lejos, para que el espectador pueda apreciar también el entorno que rodea al cóctel. Os aseguro que vuestro cóctel seguirá siendo el protagonista.

LOS ACOMPAÑANTES

En relación con lo comentado en el punto anterior, el hecho de encuadrar desde más lejos para conseguir más espacio es esencial. Con ello, conseguiremos espacio para acompañar a nuestro cóctel. Los acompañantes deben transmitir al consumidor lo que buscamos en el cóctel.

Ya sea transmitir un estado de ánimo, una determinada procedencia, o un ingrediente especial, es nuestro momento de jugar con ello. Así, si lo que queremos es dejar claro que nuestro cóctel se hace con moras, podemos colocar estratégicamente un par de moras frescas acompañando al cóctel. Si lo que queremos es remontarnos en el tiempo, un objeto vintage será un acompañante perfecto.

En definitiva, los acompañantes darán vida al cóctel y hablarán más de él. Por lo tanto, jugad con tu imaginación y cread un ambiente idóneo para que el cóctel transmita lo que queréis.

Estos son algunos consejos que debéis tener en cuenta a la hora de fotografiar vuestra obra. Os animamos a llevarlos a cabo.

Hasta la próxima!

Fuente: liquor.com

No Comments

Post A Comment