HIELO SECO: UNA TENDENCIA REAL EN LAS BARRAS

Hoy, desde Barman Academy, hablamos de un elemento muy especial y cada vez más utilizado en coctelería. Gracias al poder del CO2, es capaz de actuar tanto como enfriador, como potenciador de aromas, a la vez de crear todo un espectáculo visual: el hielo seco.

Pese a parecer un descubrimiento reciente, lo cierto es que fue descubierto hace mucho tiempo por el químico francés Charles Thilorier, concretamente en 1835. Sin embargo, el primer uso del hielo seco no se dio hasta 1925, cuando fue utilizado en extintores, en Nueva York.

Con el paso de los años, se empezaron a encontrar más usos para el hielo seco, como para fijar metal, eliminar baldosas del suelo, limpiar equipos industriales, congelar tuberías en reparación o para eliminar las verrugas. Otro de los principales usos es conservar los alimentos perecederos por mucho tiempo, así como conservar los helados fríos, algo muy utilizado por los heladeros. También el mundo del espectáculo ha encontrado en este elemento una oportunidad genial para crear efectos especiales como humo y niebla.

No obstante, el uso que más nos importa y el verdadero motivo por el que nos encontramos aquí hablando de ello, es su utilización en el mundo de la coctelería. Pero antes de entrar en detalle de sus beneficios, conozcamos mejor a este elemento tan peculiar.

¿Qué es el hielo seco?

Lejos del comúnmente conocido como hielo, un estado sólido del agua (H2O) a temperaturas inferiores a 0º C, el hielo seco, es sin embargo, dióxido de carbono (CO2) en estado sólido, a -78,5º C.

Pese a que su aspecto físico es muy parecido al del hielo tradicional, sus características y propiedades son bien distintas. El CO2 no presenta un estado líquido, por lo que pasa directamente de estado sólido a gaseoso (o viceversa), de ahí el espectáculo de humo que se forma en nuestras copas mediante su uso, perfecto para darle a nuestros tragos un toque original.

Cabe destacar que cuando el hielo seco se convierte en gas, mediante el proceso de sublimación, no deja ningún residuo de humedad ni afecta en el sabor del resto de productos, siendo un elemento estéril, incoloro e inoloro.

Propiedades y ventajas

Dada tal baja temperatura, su poder refrigerante es máximo, permitiendo tanto enfriar como conservar cócteles a temperaturas muy gélidas, una ventaja muy interesante para muchos tragos. Las propiedades del hielo seco hacen que, a igualdad de peso y cantidad, su capacidad refrigerante sea de hasta un 270% mayor respecto al hielo tradicional.

Al aguantar más tiempo frío, no solo se aprecian mejor las notas refrescantes, si no que lo hacen durante mucho más tiempo. Además, dada la imposibilidad de estado líquido del CO2, se evita algo más común de los deseado en coctelería: el aguado, ese aguilla derivada de los hielos tradicionales al calentarse.

Otra ventaja del hielo seco es que cuando, tras sublimación, se convierte en gas carbónico, no sólo se crea un espectáculo muy visual, perfecto para impresionar, sino que ese humo es capaz de remover los aromas y potenciarlos, haciéndolos más apreciables en nariz.

En definitiva, llegamos a la conclusión de que este elemento no sólo no empeora el sabor original de un cóctel, sino que lo mejora y lo mantiene durante más tiempo.

Sin embargo, la utilización del hielo seco sin un profesional o sin unas nociones suficientes puede resultar muy peligroso. Por ello te damos algunos consejos a tener muy en cuenta.

No olvides que en el arte de la coctelería, sorprender es una de las estrategias más certeras para el éxito.

– BA

Consejos y advertencias

Es la bajísima temperatura del hielo seco la que lo convierte en algo peligroso, sin embargo, si se manipula correctamente, es completamente seguro.

Nunca tragues o metas hielo seco en la boca. Beber, accidentalmente, un pedazo de hielo seco podría causar algún daño grave. Déjalo derretirse o retíralo.

A parte de quemaduras, los síntomas de envenenamiento por dióxido de carbono, ya sea por contacto directo o por inhalación, pueden incluir dolor de cabeza, náuseas, dificultades para respirar y vómitos.

Jamás permitas que el hielo seco te toque la piel porque puede provocar quemaduras graves. Utiliza guantes aislantes y herramientas adecuadas, como pinzas o gafas de seguridad.

Nunca sirvas una bebida con hielo seco sin avisar y alertar al cliente, y ten un especial cuidado con la presencia de niños.

También es necesaria una ventilación apropiada para el uso seguro del hielo seco.

Por otra parte, no agregues el hielo seco antes de tiempo, ya que su efecto visual es muy corto.

Para su uso, vale con usarlo como el hielo normal, y suele incluirse en la coctelera para el shaking. Cabe destacar que existen algunas cocteleras, como las Dry Ice Mixer, que gracias a su fabricación en vidrio de borosilicato, permiten una mejor manipulación del hielo.

Ahora que ya conoces mejor este gran elemento tan lleno de posibilidades, te animamos a que te atrevas y juegues, eso sí, con la precaución adecuada.

Es un producto perfecto para triunfar en cualquier sitio o fiesta, más incluso en algunas como Halloween, dada su espectacularidad. Si quieres innovar, te recomendamos probar esta opción ideal para tus cócteles.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment