PAINKILLER, UN CÓCTEL ¿CON RESTRICCIONES?

Hoy, en Barman Academy, hablamos de un clásico de la coctelería Tiki, un trago muy tropical con un carácter muy afrutado, e ideal para refrescarse en cualquier tarde o noche calurosa: el Painkiller.

Pero antes de aprender a elaborar este cóctel cremoso con una mezcla de sabores cítricos y dulces, vamos a ver cómo y cuándo aparece y algunas curiosidades sobre el trago, que te ayudarán a conocer su historia.

Lo primero que hay que saber es que Painkiller significa “analgésico”, por lo que su denominación tuvo que darse por la sensación de bienestar o su eficacia a la hora de olvidarte de los problemas, que uno siente cuando disfruta del trago.

Estamos hablando de un cóctel bastante joven, pues se origina en 1971, cuando Daphne Henderson lo crea en el Soggy Dollar Bar, un mítico bar que estaba en la pequeña isla de Jost Van Dyke, en las Islas Vírgenes Británicas.

Como curiosidad, este bar costero debía su nombre, Dolar Empapado (Soggy Dollar), a que la mayoría de clientes eran marineros, y la isla eran tan pequeña que no tenía muelle, por lo que los marineros tenían que anclar el barco e ir a tierra tras pasar por el agua, teniendo que pagar muchas veces con los billetes mojados.

La bebida original es una bebida tropical, con una base de frutas de la zona, como crema de coco o zumo de naranja y de piña, y un ron fuerte, que en sus comienzos fueron rones como el Mount Gay o el Cruzan.

El Painkiller rápidamente se hizo popular no solo en el Soggy Dollar Bar, si no más allá de las islas. Pero hubo un hecho que terminó de expandir definitivamente este cóctel, y fue cuando Henderson conoció a Charles Tobias, fundador de Pusser´s Rum.

Tobias, intentó descifrar la receta secreta, y consiguió recrear una bebida prácticamente idéntica a la que creó su amigo, pero con una diferencia: el ron tenía que ser Pusser´s. Esto daba un toque ligeramente menos dulce, lo que sentó muy bien entre los consumidores. Nacía así el Pusser´s Painkiller, que, como decíamos, se expandió por todo el planeta.

Hacer un cóctel con marca registrada (lo hizo) es complicado,sobre todo de llevar a cabo. Es imposible controlar que en cada barra del planeta se haga el cóctel con esa marca. Sin embargo, la bebida siguió siendo un referente de la coctelería Tiki y, en la mayoría de los casos, se elaboraba con el ron Pusser´s, y en los que no, pues tampoco pasaba nada.

Pero llega el año 2010, y en Nueva York abre una coctelería Tiki llamada Painkiller New York, también conocido como PKNY, de los bartenders Giusseppe González y Richard Boccato. En 2011 llega a los oídos de la empresa Pusser’s que se ha abierto un bar con este nombre y, además, que el cóctel Painkiller se elaboraba con otro ron.

Tras esto, la marca denuncia a la coctelería. Con ello obtiene varios resultados inesperados. En primer lugar el bar es obligado a cambiar de nombre, sin embargo, a día de hoy se sigue llamando igual. Otro resultado tampoco muy positivo para la marca, es el alboroto que crea en la comunidad de coctelería, que apoyan a sus compañeros de profesión y repudian que un cóctel tenga que estar ligado a una marca. Por lo tanto, pese a su aumento de popularidad, los resultados obtenidos no fueron los que la empresa preveía.

Y ahora que ya sabes mucho más sobre este trago, vamos a ver cómo elaborarlo.

Ingredientes

6-9 cl. de Ron oscuro (Pusser´s)
12 cl. de jugo de piña
3 cl. de jugo de naranja
3 cl. de crema de coco
Nuez moscada
Cuña de piña/ Rodaja de naranja
Guinda de maraschino
Hielo/ Hielo Pilé

Equipamiento

1x Coctelera
1x Colador/ Strainer
1x Copa Hurricane/ Highball
1x Pajita

Cómo hacer

– Añadir el ron, el jugo de piña, el de naranja y la crema de coco en una coctelera con hielos y agitar enérgicamente para mezclar bien los ingredientes.
– Mediante strainer, colar la mezcla en copa Hurricane o Highball, llena con hielo pilé.
– Por último, espolvorear con nuez moscada y decorar al gusto, por ejemplo, con una cuña de piña o una rodaja de naranja, una guinda de maraschino y una pajita.

El resultado debe de ser un mezcla de un color crema claro pero consistente, que ofrece aromas a ron, y en boca tiene una refrescante entrada con notas cítricas y un final largo que deja un sabor a coco dulce.

Un maridaje que complementa muy bien al Painkiller son, por ejemplo, unos bombones de café o de chocolate negro.

Si aún no lo has hecho, no esperes más y disfruta de este gran clásico de la coctelería, un trago ideal para cualquier tarde soleada o noche veraniega.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment