¿POR QUÉ SE BEBE EL TEQUILA CON LIMÓN Y SAL?

El chupito de tequila es todo un clásico en el mundo de los chupitos, incluso es posible que sea el chupito más famoso y bebido del mundo. Pero, ¿sabíais por qué se bebe tradicionalmente con limón y sal?

A pesar de ser una de las costumbres más tradicionales en locales y bares de todo el mundo, el hecho es que actualmente carece de sentido práctico, simplemente se hace como una tradición.

El motivo original fue al que se debía antiguamente, es que se comercializaba tequila de muy baja calidad fuera de las fronteras de México, pues en vez de usar agave azul para su fabricación, utilizaban alcoholes agrícolas que hacían el tequila muy desagradable al paso en boca.

Fue por este motivo, cuando a alguien se le ocurrió usar el limón y la sal, con el objetivo de tapar el mal sabor. Además, al consumir sal primero se producía mayor salivación en la boca, lo que calmaba un poco el efecto ardiente de la bebida, y al chupar el limón, el jugo cítrico aliviaba el ardor que se sentía en la garganta.

Como hemos dicho al principio, hoy por hoy, no tiene más sentido que el de la tradición, ya que los tequilas actuales están elaborados al menos en un 51% con agave azul, siendo de buena calidad, y justamente el limón y la sal, adulteran su verdadero sabor.

Una vez dicho esto, y aunque desde Barman Academy preferimos degustar un buen tequila sólo, sin el mítico ritual del limón y la sal, queremos dejar claro que no nos oponemos para nada a este tipo de tradiciones. Creemos que en la diversidad esta la riqueza.

Si la vida te da limones, ¡ pide limón y sal !

– BA

Y ahora, por si alguno de vosotros no lo sabe aún o se le ha olvidado del ritual, os lo recordamos:

1. Llenar un vaso de chupito lleno de tequila, y dejarlo en la mesa/ barra.

2. Se coge una rodaja de limón con una mano, normalmente con la no dominante.

3. Con la otra mano, se coge un salero, y se echa un poco de sal en la mano que sujeta el limón, justo en la cuenca que queda debajo del dedo pulgar y el índice.

4. Una vez todo listo, coger el chupito de tequila y comenzar el ritual.

5. Lamer la sal con la lengua.

6. Beber el chupito de tequila.

7. Morder la rodaja de limón.

Hay mucha gente que altera este orden, tomando al principio o al final el chupito de tequila. No sabemos si lo hacen porque son unos innovadores empedernidos o porque simplemente no se acuerdan bien del verdadero orden del ritual. Lo cierto es que nos decantamos más por el segundo motivo.

Esperemos que os haya gustado y que, ahora que sabéis bien el orden de los factores, lo hagáis de la manera correcta.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment