PROCESO DE SELECCIÓN: ¿QUÉ NECESITA UN BUEN BARMAN?

A primera impresión, todos podríamos pensar que a la hora de conseguir un empleo, un bartender necesita tener formación, experiencia, buena actitud, buena imagen…Nada que no sepamos. Pero para ir un paso más allá, hablamos con algunos expertos del sector sobre esto, puesto que nos interesan, y mucho, sus opiniones.

Gracias a nuestros amigos de The Shaker & The Jigger, conocemos los puntos de vista de varios jefes del sector, como head bartenders, bar managers o propietarios de grandes coctelerías de Barcelona, para entender un poco mejor qué se valora a la hora de contratar a un barman o si existe alguna pauta a seguir.

Lo esencial

Para Alberto Fernández, head bartender de Dr. Stravinsky, “hay algunos aspectos que los candidatos deben de tener sí o sí, como la humildad y las ganas de aportar al equipo”.

El head bartender de Rilke, Juan Serrano, opina en la misma linea. “Que sea buena persona por encima de todo, que tenga ilusión y ganas de aprender, que quiera dedicarse a esto de manera profesional y que tenga claros objetivos a cumplir en el local”.

Por su parte, Cristina Bruno Giménez, bar manager del Bala Cocktail Bar, añade que “más allá de que las características que debe disponer el candidato, dependerán bastante de la responsabilidad o las tareas del puesto, existe algo que está por encima de todo: la actitud”.

Sin embargo, también hay jefes que tienen en cuenta otra prioridad a la hora de elegir las características esenciales de sus bartenders, como por ejemplo, Luca Izzo, dueño del Hemingway Gin & Cocktail Bar y del Old Fashioned. “Lo que más analizo a la hora de una nueva contratación son los idiomas, la experiencia laboral internacional, los conocimientos globales de lo que pasa en el mundo, pero sin llegar a parecer un friki de la coctelería (entonces no lo contrato). Siempre sin olvidar otros de los básicos: rapidez y actividad, y limpieza”.

La imagen

Todo lo que entra por los ojos ayuda, y al igual que un buen cóctel, una buena imagen puede ser un factor decisivo a la hora de conseguir el trabajo.

La imagen tiene que ser siempre impecable ya que nos expondremos constantemente cara a cara con nuestros clientes. Independientemente de que cada local tendrá su look, el bartender debe sentirse agusto con esta puesta en escena, pero siempre con una buena presencia” comenta Cristina Bruno.

Para Luca Izzola imagen es algo muy relacionado con el mundo de la hostelería, pero honestamente no es un campo que yo valore demasiado. Eso sí, lo que más valoro es la limpieza”.

El Currículum

Si estás buscando trabajo lo más probable es que le des bastante importancia a tener el mejor CV, uno que se diferencie de los demás. Pero si estás del lado del que contrata, ¿qué valor le das al CV?

Según Juan Serrano, asegura que las ganas, la ilusión y ser buena persona están por encima del currículum. “En muchos casos los que más experiencia tienen son los que más carecen de todos estos aspectos”. Y añade que “haber trabajado en grandes sitios no necesariamente significa que sea una gran persona o muy trabajador, para nada, hay que ver los tiempos de cada trabajo, las razones por las cuales abandonó cada sitio y sobre todo, escuchar y ver a la persona. Me baso mucho en la intuición, por supuesto”.

Alberto Fernández opina diferente, y sí que le otorga un gran peso a la hora de una contratación, pero matiza: “el CV pesa bastante, pero luego está por ver la veracidad de lo redactado. Si tienes 20 años y has trabajado en 9 ó 10 bares… algo has hecho mal”.

Por último, Cristina Bruno opina que el CV es importante, pero sobre todo cuando el candidato opta para una posición más alta como head bartender o bar manager, donde se requiere de mucho conocimiento y experiencia.

“Los conocimientos, si no se tienen, llegan con el tiempo, pero el respeto hay que tenerlo siempre, tiene que venir de serie”.

– Alberto Fernández

Periodos de prueba

La prueba de fuego, la hora de la verdad. Por mucho CV o muy buena impresión que se haya causado, serán tus actos los que demuestren si de verdad vales o no para un puesto, y el periodo de prueba es ese colchón del que disponen tanto empresario como candidato para comprobar si esta simbiosis es buena, antes de comprometerse a nada a largo plazo.

Alberto Fernández afirma que es vital observar “cómo trata a los clientes y el respeto que demuestra hacia los demás compañeros”, y añade que “los conocimientos, si no se tienen, llegan con el tiempo, pero el respeto hay que tenerlo siempre, tiene que venir de serie”.

Lucas Izzo hace un periodo de prueba bastante diferente y corto, de dos días, donde lo más probable es que no pises la barra ni hagas un cóctel, “en lo que me fijo más es en cómo habla con la gente y si tiene ojo para ver cosas básicas que ocurren durante el servicio”.

Por otro lado, Cristina Bruno cree que lo ideal son 15 días de prueba, un tiempo suficiente para comprobar si se integra bien en el equipo, un factor clave. “Pienso que el éxito de un buen servicio es el compañerismo entre el equipo, prefiero pequeñas estrellas que trabajen para lucir todas, que una estrella que solo se preocupe de su luz”.

En discrepancia, Juan Serrano opina que no es necesario un periodo de prueba específico, a no ser que el candidato sea muy novato, pero, eso sí, recuerda que “siempre se está a prueba”.

Como has podido comprobar, no existe una opinión común o una linea de actuación a la hora de contratar o no a un empleado, si no que dependerá un poco de los gustos e ideales del contratante.

Sin embargo, sí existen unos elementos básicos que nunca pueden faltar: la actitud, la ilusión y una buena relación y respeto para con los demás, tanto compañeros como clientes.

Actitud, respeto e ilusión, tres pilares básicos, no sólo en el trabajo, si no en la vida.

Hasta la próxima!

No Comments

Post A Comment