VEGANO Y FAN DE LA COCTELERÍA: ¿ES POSIBLE?

El auge del veganismo ha dado lugar al nacimiento de numerosos establecimientos que rechazan la utilización de productos y servicios de origen animal. Las grandes capitales han visto sus calles inundadas de restaurantes, cafés y bares veganos, y cada vez son más los que, sin ser veganos o vegetarianos, se dejan tentar por la oferta saludable y multicolor de estos establecimientos, tanto en forma de platos como de zumos, batidos o cócteles (con y sin alcohol).

Nos preguntamos qué tiene en cuenta un vegano a la hora de escoger un cóctel, ya sea para elaboración casera o en una coctelería, y la respuesta, claro, es tan obvia que nos deja descolocados. “No hay una tipología de vegano, como tampoco la hay de omnívoro: hay veganos que se hinchan a comida basura y gente que come carne que está obsesionada con lo ecológico y saludable”, explica Olga Vázquez, una de las socias del Grupo Copenhagen, una importante cadena de restaurantes vegetarianos que cuentan con una profusa selección de coctelería. El problema, asegura, es la imagen del vegano que, por desgracia, a menudo habita en el imaginario colectivo de quienes no lo son.

No obstante, algo que tienen en cuenta la mayoría de sus sus clientes veganos a la hora de pedir un cóctel en sus restaurantes es “que las bebidas sean veganas, sin excepción”. A lo que el ignorante en la materia se pregunta si no son, en realidad, ya de por sí veganas todas las bebidas excepto la leche. Pues la respuesta es no. “Gran parte de bebidas se clarifican con clara de huevo, o se les añade miel para aromatizar, incluso muchos cócteles que llevan azúcar –ingrediente fundamental de los siropes, un básico en coctelería– contienen también trazas animales, ya que el azúcar suele refinarse con huesecillos de animales”, explica Vázquez.

Por no hablar de las gelatinas, ya que cualquier cóctel que implique el uso de gelatina nos está ofreciendo, en realidad, derivados del cerdo. “No hay gelatina sin cerdo, eso hay que tenerlo claro: todos los gelificantes, incluídas las gominolas de los niños, son de origen animal, a no ser que se especifique lo contrario”, asegura Vázquez. Por este motivo, en todos los locales del Grupo Copenhaguen se realizan gelatinas vegetales para los cócteles, con agar-agar, algo poco habitual en la mayoría de establecimientos.

No Comments

Post A Comment